Minientrada

¿Sabes explicar a lo que te dedicas?

¿Sabes explicar a lo que te dedicas?

blog_taludEria_1

¿Qué es lo que contestas cuando alguien te pregunta a qué te dedicas? Lo que me encuentro por lo general es que la persona preguntada me espeta su profesión, fría, técnica: “soy coach ejecutivo, “soy front-end developer” o “soy experto en comercio exterior”; otra opción es que me digan sus estudios: “soy ingeniero de telecomunicaciones”, o “soy economista”. Después de escuchar esto lo cierto es que se me quitan las ganas de seguir indagando para realmente saber qué es lo que esa persona puede hacer por mí en particular o por el mundo en general.

La idea que quiero compartir contigo hoy es que si quieres sentar las bases para que alguien se interese por lo que puedes aportarle, tienes que ser capaz de contar a qué te dedicas de una forma clara, concisa y sencilla; tiene que quedar muy claro por qué haces lo que haces, qué problema resuelves, cómo lo resuelves y qué beneficios existen en tu solución.

Decir solamente tu profesión o tus estudios es del siglo pasado; en esta era del conocimiento ya no tiene tanto mérito acumular títulos como el hecho de ser capaz de aplicar esos conocimientos adquiridos de manera única (la tuya) para mejorar la vida de las personas. Esta idea se plasma en el concepto anglosajón elevator pitch, o dicho de otro modo, tienes que ser capaz de contarle a alguien a lo que te dedicas en lo que dura un trayecto de ascensor. ¿Te interesa?

Mira, estamos en la era de los solucionadores de problemas, no en la era de los títulos infinitos en un curriculum; es más, algunos autores ya hablan de la muerte del curriculum vitae como tal.  Esto no quiere decir que en un momento dado tenga sentido respaldar tu discurso con una buena formación o listando tu paso por una serie de empresas, claro; eso sí, te animo a que no sea el foco de tu discurso ya que no todo el mundo valorará ese Máster en esa universidad tan buena o que hayas trabajado para esta u otra empresa; lo que sí que podrá valorar es cómo realmente aportas valor al mundo cuando se lo expliques.

Te paso a continuación unas sencillas pautas para que construyas el mensaje que quieras dar cuando alguien te pregunte: “oye, ¿a qué te dedicas?

  1. Mensaje conciso: 30 segundos es perfecto. Si se va a más de 30 segundos realmente tiene que merecer la pena. Nunca más de 1 minuto o correrás el riesgo de aburrir a la persona que te está escuchando o leyendo. La idea es dar la información básica de modo que si la otra persona está interesada en algo te pueda preguntar después de tu intervención.
  1. Usa un lenguaje sencillo: huye de la jerga de tu sector. Tal vez sea muy moderno y cool y pienses que quedas muy bien al usar palabras como branding, coaching, consultoría estratégica o coordinador artístico para definir tu profesión pero, amigx, el resto de los mortales necesitamos que nos lo expliques en un lenguaje que podamos entender. Por ejemplo, con los ejemplos anteriores puedes decir: “te ayudo a construir o cambiar la marca e imagen de tu negocio”, “acompaño a las personas en la consecución de sus objetivos personales”, “sé mucho de optimización de procesos de trabajo en sanidad y te puedo ayudar a ahorrar costes”, o “coordino la contratación y acogida de los artistas que participan en cualquier tipo de evento cultural”, respectivamente.
  1. Qué problema resuelves y qué solución aportas: es decir, qué necesidad has encontrado en el mundo y de qué manera pones tus talentos para paliar dicha necesidad. Acuérdate de que tienes que usar palabras sencillas. Nada de “los centros de atención secundaria no tienen experiencia global para hacer reingenierías de procesos y yo cubro esta necesidad con mi expertise”; sería más bien algo así como: “muchos hospitales fallan a la hora de optimizar su trabajo con los pacientes; yo aporto mi experiencia para que puedan sacar el mayor rendimiento a su capital humano y tecnológico”.
  1. Cuáles son los beneficios de tu solución: este apartado es importante: ¿qué resultados se derivan de tu acción en el mundo? Este será el motivo último por el cual alguien querrá contar con tu colaboración. En el ejemplo anterior podríamos decir: “tras mi análisis, el hospital podrá poner en práctica nuevas formas de trabajo que disminuirán los tiempos de espera del paciente y también los costes derivados de dicha atención sanitaria”.
  1. Por qué te dedicas a lo que te dedicas: hoy en día este punto cada vez es más importante ya que aporta personalidad, carisma y humanidad a lo que haces ¿Qué hay detrás de lo que haces? ¿Responde a un fin personal más grande que el hecho de hacer lo que haces? Esto es tan sencillo como poner en un par de frases tu visión del mundo ideal que deseas para ti y para el resto de la humanidad. A las personas cada vez nos interesa trabajar más con gente afín a nuestras ideas y principios. El motor de tu corazón para que hagas lo que estés haciendo es cada vez más importante para las personas que decidan colaborar contigo. Si sólo deseas el dinero de la otra parte cada vez te costará más y más llegar a la gente y abrirte camino.

Veamos un ejemplo práctico de alguien que explica así a lo que se dedica, ¿cuál de las dos opciones te gustaría que te contasen?

  1. Licenciado y experto en temas de Comunicación y Habilidades Negociadoras. Desde 1986 es profesor adjunto del profesor JorgePérez en PÉREZ FORMACIÓN, especializándose en temas de comunicación oral y escrita, uso profesional del Teléfono, en habilidades de negociación y venta persuasiva. Imparte cursos y acciones de consultoría tanto a nivel nacional como en diversos países de Asia (Filipinas, Malasia, Tailandia y Bali).Actualmente compagina su acción deformador para empresas con la impartición de la asignatura de “Hombre, Familia y Ventas” en la Escuela de Antropología del Ser Humano en la Universidad Selva Amazónica.
  1. Vivimos en un mundo donde al mismo tiempo que nos conectamos con personas de otros continentes a través de herramientas como internet, cada vez estamos más desconectados en las distancias cortas. Enseño a las personas a expresarse mejor en distintos contextos profesionales (negociación, ventas, atención al cliente, etc) y personales (pareja, familia, etc), teniendo muy en cuenta siempre el marco social y cultural en el que se encuentra la persona con la que trabajo. Actualmente llevo esto a cabo a través de la formación y también hago estudios a medida si alguna empresa lo requiere para mejorar así algún aspecto comunicativo dentro de la organización. Los resultados son claros: mejora de la confianza de las personas, mejores relaciones personales y profesionales y, a medio plazo, mejora en los beneficios de tu empresa. Saber que utilizo mi don natural para la comunicación y saber ayudo a las personas y organizaciones hace que cada día tenga sentido.

Piensa que el fin último de una actividad profesional es estar al servicio de la gente aportando valor, de un modo u otro; esto significa que la gente tiene que comprenderte y si no saben en qué les puedes ayudar o les aburres, difícilmente podrás aportarles valor. Difícilmente podrás iniciar colaboraciones. Difícilmente te podrán recomendar. Difícilmente te ganarás la vida haciendo lo que haces.

Ahora, dime: ¿a qué te dedicas?

ivan-ojanguren

Este artículo ha sido escrito por Iván Ojanguren, coach de la vida, uno de nuestros coworkers habituales 🙂

Si quieres saber más sobre Iván puede visitar su página web: www.ivanojanguren.com o echarle un vistazo a sus redes sociales, Facebook o LinkedIn

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s